Desde hace ya algunos meses, la educación -y todos los que formamos parte de ella- estamos siendo testigos de una serie de injustos recortes y ajustes que están poniendo en peligro su carácter público y su calidad. La publicación de varias normativas se suma a otras decisiones del gobierno para conseguir, entre otras cosas:
Recorte en educación dentro de los Presupuestos Generales del Estado de entre el 20% y el 25% (623,3 millones de euros) + Recorte adicional de 3.000 millones en educación. Lo que supone:
----------Abandono y supresión de determinados programas de apoyo a la Educación Infantil y de Nuevas Tecnologías (Educa 3, Escuela 2.0.); recortes en otros programas educativos (Plan PROA de Refuerzo, Orientación y Apoyo; Plan para la disminución del abandono temprano de la educación; Plan para la mejora del aprendizaje de lenguas extranjeras…) y la no implantación de los ciclos de Formación Profesional actualizados.
----------No renovación de los contratos a orientadores, psicopedagogos y profesionales de apoyo (cuya escasa presencia en nuestros centros educativos es una de nuestras asignaturas pendientes respecto a otros países europeos), lo que implicará una peor atención a la diversidad y peores condiciones educativas a aquellos alumnos que más lo necesitan.
----------Freno a la construcción de nuevos centros educativos.

Aumento de las ratios hasta un 20% y no incorporación de personal de nuevo ingreso (menor contratación). Lo que supone:
----------Educación Infantil y Primaria: ¡30 alumnos por aula!, en Secundaria 36 y en Bachillerato 42.
----------En muchos centros no habrá espacio físico en las aulas: masificación y menos recursos.
----------Menor atención del maestro hacia el alumnado. Será más complicado organizar el aula.
----------Menor atención a la diversidad del alumnado y aquellos con Necesidades Educativas Especiales.
----------En Castilla la Mancha ya se han eliminado los maestros de apoyo en Educación Infantil y un total de 78 aulas de la escuela de adultos serán suprimidas.

No se cubrirán las bajas del profesorado durante las dos primeras semanas, lo que podrá generar muchos problemas organizativos y de convivencia en los centros al quedar los grupos, ya de por sí sobrecargados, sin un maestro que pueda atenderlos adecuadamente.

Desaparición del Bonolibro y concesión de ayudas en función de la renta y de los resultados académicos, con lo que se discrimina a los alumnos con menos capacidades para el aprendizaje.

- Eliminación  de la obligatoriedad de ofrecer un mínimo de dos modalidades de bachillerato en cada instituto. Lo que va a provocar que los alumnos se tengan que trasladar a estudiar a otro centro (en la misma población o fuera de ella) porque la modalidad que quieren estudiar no se oferta en su entorno.

- En Bachillerato, anulación de aquellas asignaturas optativas que no superen los 12 alumnos por grupo, con lo que se limitará al alumnado en su elección de asignaturas.

Aumento del precio de la matrícula universitaria, con lo que se acaba con el principio de igualdad, ya que se orienta la educación superior únicamente a las personas con más recursos económicos.

Eliminación de carreras que no tengan un número suficiente de alumnos (con excepciones) y eliminación de títulos iguales en universidades cercanas. Con lo que los alumnos tendrán que desplazarse más para encontrar un centro que ofrezca su carrera.

Cesión de suelo público para la construcción de centros educativos privados (Centros de Iniciativa Social): una vía más para privatizar la enseñanza pública.

- En muchos centros aún no se han recibido todas las ayudas y los gastos de funcionamiento se ingresan tarde. La Consellería de Educación aún debe dinero y los impagos son una imagen cotidiana en muchos colegios que se ven obligados si no a sobrevivir, a malvivir.

- Deterioro de las condiciones laborales del profesorado:
----------Recortes retributivos de más del 5’7% aplicados desde junio de 2010.
----------Recortes salariales en caso de baja por enfermedad.
----------Congelación de las ofertas de empleo público.
----------Desaparición de las condiciones de la jubilación anticipada.
----------Cese del personal interino a 30 de junio.
----------Paralización del reconocimiento de nuevos sexenios (reconocimiento a la formación docente) y reducción del 50% a los ya reconocidos.

Desprestigio continuado de la imagen del profesorado (somos unos vagos, unos privilegiados, unos vividores; tenemos demasiadas vacaciones, trabajamos poco, nos quejamos mucho…)

En definitiva, las medidas tomadas por el Ministerio de Educación y por la Consellería de Educación, Formación y Empleo son realmente perjudiciales, no sólo para el profesorado, sino también para el alumnado, las familias y la educación pública en general en todos sus niveles: Infantil, Primaria, Secundaria, Formación Profesional, Universidad...

La degradación del sistema educativo va a implicar, no sólo el empeoramiento de la calidad de la enseñanza, también la pérdida de derechos conseguidos, la destrucción de la educación pública y del estado de bienestar, el aumento de diferencias entre niveles sociales, la exclusión de los que menos poder adquisitivo tienen y la discriminación por aptitud y capacidad de aprendizaje. Y eso es algo que no sólo me afecta a mí como maestro y trabajador público sino también a vosotros, a vuestros hijos y a su futuro. 

Visto en tocalotodo

¿Quieres comentar?

Publicar un comentario

Gracias por comentar en nuestro blog. Te invitamos a usar un lenguaje adecuado y respetuoso, ya que tu mensaje será revisado antes de ser publicado.

Ir Arriba